CIPRÉS del Palacio de los Águila (Ciudad Rodrigo-Salamanca)

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID.

Como éstos de SALAMANCA

El ciprés, aun no siendo el de Silos, también puede escuchar aquello de:

Enhiesto surtidor de sombra y sueño
que acongojas el cielo con tu lanza.
Chorro que a las estrellas casi alcanza
devanado a sí mismo en loco empeño.

Mástil de soledad, prodigio isleño,
flecha de fe, saeta de esperanza.
Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza,
peregrina al azar, mi alma sin dueño.

El Palacio de los Águila se comenzó a construir a principios del siglo XVI ampliándose en el XVII. Fue declarado monumento Histórico Artístico en 1969 y restaurado en el año 2000. Es de estilo renacentista con influencia gótica y en el destacan la portada, los escudos de armas, la ventana de adornos escamados y el alfiz con un león y un águila que como cimeras son el emblema de este linaje. El patio es plateresco.

Los Águila ostentaron los cargos de Alférez mayor y Alcalde de la fortaleza desde el siglo XV al XIX.

El palacio es propiedad de Caja Duero, quien lo ha cedido al Ministerio de Cultura para ser utilizado como sala de exposiciones y otras actividades culturales. Este año (2.010) se celebra en Ciudad Rodrigo el Bicentenario de la Guerra de la Independencia, por lo que la exposición que pude visitar se titulaba: “La Ciudad frente a Napoleón”.


Además, desde el año 2.010 es la sede del Centro Hispano Luso de Estudios de Patrimonio, cuya finalidad es la protección, conservación, investigación y promoción del patrimonio cultural español y portugués.

 

Anuncios

CIPRÉS de la Catedral de Ciudad Rodrigo (Salamanca)

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID.

Como éstos de SALAMANCA

Atormentados por las obras (que casi nunca tienen en cuenta la existencia de estos seres vivos en sus planes) y afectados desde hace tiempo por un hongo contra el que se combate duramente, los cipreses del claustro esperan tiempos mejores.

El Claustro de la Catedral es de planta cuadrada contiguo a la nave del evangelio. Su construcción se clasifica en dos épocas. La más antigua, del siglo XIV, son el ala occidental y parte de la meridional; de mayor estilo románico donde predomina la iconografía de la lucha entre el bien y el mal. Del Siglo XVI son las galerías septentrional y oriental; mantienen los rasgos generales pero se actualizan los detalles. Cuenta con una hermosa puerta plateresca por la que se accede al  patio de los cipreses.

El ciprés que nos ocupa es el ciprés común (Cupressus sempervirens). Su nombre procede del latín  cupressus y éste, a su vez, parece que se deriva de la palabra griega kyparissos, que significa ciprés. En este aspecto no se ponen de acuerdo los diferentes autores ya que otros dicen que procede del griego Kypros: Chipre, donde crece abundantemente. La denominación específica sempervirens hace referencia a la persistencia de las hojas en el árbol durante todo el año.

Los cipreses están tradicionalmente unidos a los cementerios, sin embargo, no está muy claro cuál fue el origen de esta costumbre. Puede ser que proceda de los persas, que consideraban digno de veneración éste árbol por su longevidad. Los cristianos lo asociaban a la inmortalidad y también al sufrimiento, y plantado en los cementerios guarda de las malas influencias y ayuda a los difuntos a elegir el camino adecuado hacia el más allá al estar señalando al cielo.

SABER MÁS EN EL GATO POR LAS RAMAS

ROBLE DEL CAMPO DE MORO

Desnudo, retorcido mostrando el armazón que en verano pasa desapercibido, el roble nos muestra su poderío.

El roble es un árbol muy abundante en el norte de España y es más escaso en la zona central y sur. Hay muchas variedades difíciles de identificar por las hibridaciones que se producen entre ellos, pero los tipos más significativos, entre nosotros,  podrían ser el roble común (quercus robur), predominante en la zona atlántica, y conocido allí como carballo, el roble albar (quercus petraea),  el melojo o rebollo  (quercus pyrenaica), que es la especie más extendida en la Península Ibérica y dominante por ejemplo en las sierras próximas a Madrid y el quejigo (quercus faginea), originario de la Península Ibérica y el norte de África.

El roble común es  un árbol de tronco robusto, con ramas gruesas y hojas caducas, lobuladas, que pueden permanecer en el árbol hasta bien entrado el invierno. Los campesinos ingleses decían que la última hoja nunca cae del roble, porque antes de que esto ocurra brotan las nuevas. Este comportamiento es un enigma para los expertos. Algunos afirman que así se protege el brote de las yemas, otros que es la mejor manera de aprovechar la biomasa que el árbol genera (que no se perdería con las lluvias del invierno). También hay quien afirma que la permanencia de las hojas impide el nacimiento de plantas bajo el árbol que compitan con él en la obtención de nutrientes y agua.

SABER MÁS EN EL GATO POR LAS RAMAS

PLÁTANO DE SOMBRA de la Casa de los Vargas (Casa de Campo)

img_9462

Junto a la recién remozada  y aún no reinaugurada Casa de los Vargas de la Casa de Campo, hay un grupo de plátanos de sombra que en esta época del año, sin hojas, lucen especialmente. Cuando los árboles están sin hojas es cuando podemos apreciar más detenidamente su estructura y sus dimensiones. Por eso en este momento llaman más la atención.

El plátano de sombra  (platanus  hispanica) es probablemente el árbol más presente en las calles de Madrid y en éste blog ya se ha hecho referencia a él en muchas ocasiones.

img_9464

Cuando alguien se interesa por él, escucha sorprendido e incrédulo su nombre, porque, entre nosotros, plátanos, lo que se dice plátanos, son los de Canarias. Hay que explicar entonces al interesado, que el plátano de sombra es un árbol artificial, de origen incierto, que no aparece en estado natural, aunque se asilvestra con facilidad  y que es el resultado de un  cruce entre el plátano de oriente (Platanus orientalis), originario del sureste de Europa y suroeste de Asia, y el plátano de occidente (Platanus occidentalis), que proviene del este de Estados Unidos.  De ahí, otro de sus nombres: platanus hibrida.

img_9463

Al parecer esta hibridación tuvo lugar antes del siglo XVII, según algunos autores en Inglaterra, en el Jardín Botánico de Oxford, y para otros en España, en los Jardines de Aranjuez, donde se encuentran los ejemplares más antiguos y bellos de nuestra comunidad.

img_9457

También se puede consultar el artículo que sobre el plátano de San Antonio de la Florida aparece en “El gato por las ramas”

MAS INFORMACIÓN sobre la Casa de los Vargas en wikipedia

img_9459