MORAL DE CERCEDA (Madrid)

He tardado mucho tiempo en decidir si se trata de una morera o un moral. Aun no lo tengo del todo claro, pero, con la información que dispongo en este momento, apuesto por el segundo.

Las moreras (morus alba L.) y los morales (morus nigra L.) son árboles exóticos que se introdujeron, principalmente, porque sus hojas proporcionan alimento al gusano de seda y después, al decaer la industria de la seda, se extendieron como árboles ornamentales por su frondosidad. También han tenido un cierto interés como árboles frutales.

Florecen de abril a mayo. Las  infrutescencias (fructificaciones formadas por agrupación de varios frutillos con apariencia de unidad) son carnosas, ovoides y miden de 2 a 3 cm de diámetro, adquieren un color rojo oscuro, casi violeta negruzco, son jugosas y tienen sabor bastante agradable. Maduran de agosto a septiembre. Un kg puede contener alrededor de 650.000 semillas.

Es un árbol originario del este de Asia que pronto llegó a los países europeos, hacia el siglo X, y alcanzó las regiones mediterráneas y el norte de Europa.

Fue un árbol muy cultivado en la antigüedad por los asirios y los egipcios. Los griegos utilizaban sus moras para teñir de púrpura el vino. Los romanos rociaban con jugo de moras las trompas de sus elefantes de combate, pensando que de esta manera, por el color de sangre, se sentirían más feroces. Plinio lo consideraba un “árbol sabio” ya que sus yemas se abren tarde y así no son perjudiciales las heladas.

Ha sido muy cultivado desde tiempos antiguos en la Península Ibérica. En los tratados hispano-árabes ya se cita a este árbol.

En la Edad Media los monjes extraían de ellas una excelente bebida. Se dice que si se frota intensamente un palo de moral con otro de laurel o hiedra puede producir fuego. La seda que se obtiene a través de este árbol es de peor calidad que la de la morera.

El moral prefiere terrenos frescos, profundos  y ligeros, no aguanta los lugares muy secos, calurosos y ventosos y rehúye los excesivamente fríos. Prefiere exposición soleada. Es tolerante con la contaminación urbana. Su crecimiento es relativamente rápido y puede vivir hasta un siglo y medio.

 

El nombre específico nigra alude a la tonalidad oscura de sus moras. En la Mitología griega existe una leyenda que dice que en su origen la mora era blanca, pero que se convirtió en roja por la sangre derramada por los trágicos amores de Pyramus y Thisbe.

La denominación común se forma con la infrutescencia mora seguida del sufijo –al que indica abundancia.

Actualmente en Madrid son muy difíciles de observar. Muchos de los árboles tenidos por morales, en realidad son moreras, ya que son especies muy semejantes y puede producir confusión.

El moral de Cerceda, pese a las recientes obras realizadas en su entorno y, entre las que no es la más afortunada la colocación del muro de piedra, no tiene un futuro muy optimista.   

FUENTE: Árboles madrileños. Antonio López Lillo y Antonio López Santalla. Obra Social Cajamadrid.

LAURELES de Neptuno

Rodeando la fuente de Neptuno en la Plaza de Cánovas del Castillo (así se llama oficialmente), hay un grupo de laureles que aunque domesticados son la isla verde en al mar de asfalto. Muy cerquita, el Museo Thyssen-Bornemisza, el hotel Palace y el Congreso de los Diputados. Y al otro lado, el Museo del Prado y el hotel Ritz.

El laurel, laurus nobilis, tiene más apariencia de arbusto, pero algunos ejemplares en algunos lugares, pueden llegar a adquirir las dimensiones y aspecto de un árbol con todas las de la ley. Dejémoslo a gusto del observador.

En cambio nadie duda sobre su alcurnia y los altos designios que ha desempañado a lo largo de la historia. Ya su nombre específico, nobilis, hace referencia a este aspecto y a nadie se le escapa que era con ramas laurel con lo que se reconocía en la antigüedad los méritos de los militares, deportistas y otras celebridades y como se extendió esta costumbre hasta tiempos moderno. Napoleón, por ejemplo, admirador ferviente de los césares romanos y de sus simbolismos, gustaba aparecer en sus ceremonias coronado con las ramas de laurel y así quedó plasmado en multitud de retratos.

Sin olvidar su incorporación a nuestro lenguaje en forma de frases hechas: cosechar laureles, cargado de laureles, dormirse en los laureles, cum laude, etc. En la Edad media se llamaba baccaleauriatis al estudiante que adquiría los conocimientos impartidos en las primitivas universidades, en referencia a la corona de laurel con la que se reconocía su capacitación y en esta denominación está el origen del nombre del actual bachillerato.

SABER MÁS EN EL GATO POR LAS RAMAS

Ciprés de la Glorieta de Murcia

 

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID, como éstos de MURCIA

Cupressus sempervirens L.

 

Este esbelto ciprés no destaca por sus dimensiones sino por su ubicación ya que se encuentra practicamente en la puerta del ayuntamiento de Murcia.

El jardín de La Glorieta fue Construido en 1821 por D. Francisco Bolarín y ha tenido varias denominaciones a lo largo de su historia, como Glorieta del Arenal, Plaza de la Constitución, Plaza Alfonso XII, Paseo Reina Victoria, Plaza 14 de abril o su actual nombre, Glorieta de España. Probablemente el ciprés fue plantado en esta época.

En esta plaza ajardinada se encuentra el Ayuntamiento de Murcia, presidido por una fuente central circular y dos laterales alargadas, que recuerdan a las de los jardines del Generalife de Granada. Una cuarta fuente se encuentra en el extremo occidental, donde el agua mana de una pareja de niños representando a la infancia. En el extremo opuesto, junto a la fachada trasera del Obispado, se encuentra una escultura del Cardenal Belluga.

Yucca “pie de elefante” de Cartagena y de Murcia

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID, como éstos de MURCIA
Plaza de Santo Domingo (Murcia)

La yucca pie de elefante (Yucca elephantipes)  también conocida como yucca guatemalensis,  es una planta originaria de Centroamérica, especialmente de Guatemala y El Salvador donde se encuentra de forma natura. También en zonas del sur de Méjico.

Necesita estar expuesta al sol y un clima templado. Bien adaptada para ser cultivada junto al mar.

Plaza de Santo Domingo (Murcia)

Su flor (verano-otoño) es el Izote, flor nacional de El Salvador, donde se utiliza en algunas recetas culinarias. José Antonio Fidalgo Sánchez nos muestra algunos ejemplos del recetario salvadoreño: tortitas de flor de izote, la flor de izote con escabeche, la flor de izote a la migueleña, la flor de izote guisada, o el revuelto de flor de izote y huevo. Receta de este “revuelto”:

INGREDIENTES: 1 flor de izote (el “ramo”); 3 tomates picados en fino; media cebolla picada en fino; 5 o 6 huevos; aceite; 1 guindilla (al gusto), sal, pimienta. PREPARACIÓN:

Se seleccionan las flores y se les retiran los pistilos; dan unos hervores en agua con un poco de sal; se escurren y vuelven a hervir en nueva agua; escurran de nuevo y denles otro hervor en agua renovada. Escúrranlas finalmente.

Aparte, en sartén con aceite, preparan un sofrito de cebolla y tomate, añadan la flor de izote cocida, sazonen con sal y pimienta al gusto y sumen los huevos batidos hasta cuajar el revuelto.

Pueden complementarlo con un espolvoreo de jamón muy picadito.”

 Fuente: JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS) 

Calle Campos en Cartagena

Como muestra, bien pueden servir estos ejemplares de la calle Campos de Cartagena y la plaza de Santo Domingo de Murcia.

Calle campos (Cartagena)