PALO BORRACHO de La Vila Joiosa (Alicante)

Este árbol, la Chorisia speciosa, o Ceiba speciosa, es conocido como Palo borracho, Palo Rosado, Palo botella, samohu,o toborochi, pertenece a la misma familia del baobab.

Su principal característica es la forma de su tronco, similar a una botella. Este engrosamiento le sirve para almacenar agua y puede alcanzar, en los ejemplares adultos, unos  2 metros de diámetro. También está recubierto de unas fuertes espinas, gruesas y cónicas que pierde con la edad.

Originario de zonas subtropicales de sudamérica, podemos verlo en nuestro país en la zona mediterránea.

Se trata de un árbol caduco, resistente a la sequía, de crecimiento rápido y que puede llegar a medir más de 25 metros en su hábitat natural.

Los ejemplares de la Vila se encuentran junto a la entrada del Club Náutico.

 

 

El nombre del género Chorisia proviene de un artista de origen ruso llamado Ludwing Choris (1795-1828), que viajó con varias expediciones de naturalistas por Sudamérica y Europa.

El término especiosa significa bella, debido a la belleza de sus flores.

La fibra algodonosa que envuelve las semillas se ha usado como relleno de almohadas, cojines, colchones, salvavidas, etc., y también como aislante térmico y acústico. En algunos países de Sudamérica, también se usa como combustible o, impregnada en grasa, para fabricar velas.

Su madera se utiliza para construir embalajes, canoas, pasta de papel, sogas para sujetar animales y algunos recipientes indígenas para amasar harina. También sirve para yesca, moldes, etc. De sus semillas se extrae aceite de usos comestible e industrial.

Es un árbol muy apreciado en Argentina e incluso se le considera un símbolo.

En Bolivia este árbol está ligado a su vida religiosa, pues la tradición cuenta que la Virgen de Cotoca se apareció en un toborochi (nombre boliviano con que se conoce al árbol)

Algunas tribus de la zona del río Pilcomayo lo llaman “mujer o madre pegada a la tierra” porque para ellos representa el cuerpo de la mujer que se va transformando a lo largo de la vida.

Una leyenda de esta misma zona cuenta que en una antigua tribu de la selva había una joven muy hermosa que se enamoró de un gran guerrero. El guerrero la correspondió con su amor y ambos se enamoraron profundamente. Pero un día él tuvo que partir a la guerra, dejándola sola y prometiéndose amor eterno el uno al otro. Pasó mucho tiempo y los guerreros jamás volvieron. Perdido su amor, la joven cerró su corazón herido a cualquier otro pretendiente y una tarde se internó en la selva para morir. Más tarde, unos cazadores la encontraron muerta entre los yuyales, pero al querer alzar su cuerpo para llevarla a poblado, notaron asombrados que de sus brazos comenzaron a crecer ramas, que su cabeza se doblaba hacia el tronco y que sus dedos florecieron con flores blancas que se teñían de rosa por la sangre derramada de su amado guerrero. (www.bonsaikido.com)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s