CIPRÉS DE MONTERREY (La Manga del Mar Menor)

En la terraza de un hotel de la Manga

El ciprés de Monterrey, Cupressus macrocarpa,  es original de la bahía de Monterrey en California. Fue descubierto por Lambert en 1838, quien envió semillas en 1839 a Gran Bretaña, desde donde se introdujo al resto de Europa.

No tolera grandes fríos, pues las heladas invernales le perjudican grandemente. Vive en cualquier tipo de suelo y aunque prefiere la humedad, soporta cierta sequía. Se desarrolla muy bien en las proximidades de los litorales, ya que es capaz de soportar vientos marinos.

Generalmente puede alcanzar los 200 años de edad. La madera es pesada, fuerte, dura, duradera y aromática, pero con poco aprovechamiento comercial.

 

Es muy empleado como árbol ornamental, para formar setos y barreras cortavientos y presenta diversas variedades de jardinería. Se multiplica por semillas, injertos y estaquillas.

El nombre específico macrocarpa, proviene de la unión de macrós, grande, y karpós fruto. Alude a que entre los cipreses americanos es el que tiene cono de mayor tamaño, pues el género tiene especies de conos más grandes fuera de América. El nombre común hace referencia a su lugar de origen.

En un chalet de los alrededores

 

Anuncios

Ciprés de la Glorieta de Murcia

 

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID, como éstos de MURCIA

Cupressus sempervirens L.

 

Este esbelto ciprés no destaca por sus dimensiones sino por su ubicación ya que se encuentra practicamente en la puerta del ayuntamiento de Murcia.

El jardín de La Glorieta fue Construido en 1821 por D. Francisco Bolarín y ha tenido varias denominaciones a lo largo de su historia, como Glorieta del Arenal, Plaza de la Constitución, Plaza Alfonso XII, Paseo Reina Victoria, Plaza 14 de abril o su actual nombre, Glorieta de España. Probablemente el ciprés fue plantado en esta época.

En esta plaza ajardinada se encuentra el Ayuntamiento de Murcia, presidido por una fuente central circular y dos laterales alargadas, que recuerdan a las de los jardines del Generalife de Granada. Una cuarta fuente se encuentra en el extremo occidental, donde el agua mana de una pareja de niños representando a la infancia. En el extremo opuesto, junto a la fachada trasera del Obispado, se encuentra una escultura del Cardenal Belluga.

Yucca “pie de elefante” de Cartagena y de Murcia

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID, como éstos de MURCIA
Plaza de Santo Domingo (Murcia)

La yucca pie de elefante (Yucca elephantipes)  también conocida como yucca guatemalensis,  es una planta originaria de Centroamérica, especialmente de Guatemala y El Salvador donde se encuentra de forma natura. También en zonas del sur de Méjico.

Necesita estar expuesta al sol y un clima templado. Bien adaptada para ser cultivada junto al mar.

Plaza de Santo Domingo (Murcia)

Su flor (verano-otoño) es el Izote, flor nacional de El Salvador, donde se utiliza en algunas recetas culinarias. José Antonio Fidalgo Sánchez nos muestra algunos ejemplos del recetario salvadoreño: tortitas de flor de izote, la flor de izote con escabeche, la flor de izote a la migueleña, la flor de izote guisada, o el revuelto de flor de izote y huevo. Receta de este “revuelto”:

INGREDIENTES: 1 flor de izote (el “ramo”); 3 tomates picados en fino; media cebolla picada en fino; 5 o 6 huevos; aceite; 1 guindilla (al gusto), sal, pimienta. PREPARACIÓN:

Se seleccionan las flores y se les retiran los pistilos; dan unos hervores en agua con un poco de sal; se escurren y vuelven a hervir en nueva agua; escurran de nuevo y denles otro hervor en agua renovada. Escúrranlas finalmente.

Aparte, en sartén con aceite, preparan un sofrito de cebolla y tomate, añadan la flor de izote cocida, sazonen con sal y pimienta al gusto y sumen los huevos batidos hasta cuajar el revuelto.

Pueden complementarlo con un espolvoreo de jamón muy picadito.”

 Fuente: JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS) 

Calle Campos en Cartagena

Como muestra, bien pueden servir estos ejemplares de la calle Campos de Cartagena y la plaza de Santo Domingo de Murcia.

Calle campos (Cartagena)

FICUS MACROPHYLLA de Cartagena (Murcia)

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID, como éstos de MURCIA

En la plaza de San Francisco hay cuatro impresionantes ejemplares de ficus macrophila (higuera australiana). Fueron plantados en la plaza con posterioridad a su construcción en 1927 y han adquirido unas proporciones gigantescas..

La plaza de San Francisco se encuentra en el centro de la CartaGena Romana y Arqueológica, en la zona del Foro y el Augusteum (colegio de sacerdotes de Augusto)  con piedra similar al travertino original con el que se construyó el Foro, marcando además los muros y pórticos de ambos edificios.

Acompaña a los árboles la escultura del actor cartagenero Isidoro Máiquez, que figura en esta plaza desde su inauguración en 1927 situada bajo dos de los grandes ficus macrophila del lado oeste, dándole así una ubicación preferente en el espacio, acorde con las ideas del jardín romántico.

La higurera australian o ficus macrophylla difícilmente pasa desapercibida.

Es una especie nativa de la costa oeste de Australia y de la isla de Lord Howe (Mar de Tasmania). Una de las zonas de Australia donde más abunda es la Bahía de Moreton, en Queensland, por esa razón es conocida como higuera de Bahía Moreton. También se le llama ficus australiano, banyan o baniano australiano y en el lenguaje popular, simplemente ficus.

Posee rasgos de la exuberante vegetación tropical: es siempreverde; de gran tamaño (de 15-20 metros de altura en Sevilla y hasta 50m. en su región de origen); porte corpulento; copa densa y expansiva; hojas grandes verde oscuro brillante; y tronco fuerte y grueso, del que emergen unas vistosas y sorprendentes raíces tabulares. Entre los árboles urbanos, llama la atención por la sensación de fuerza y poder de la naturaleza que transmite.

Es una especie nativa de la costa oeste de Australia y de la isla de Lord Howe (Mar de Tasmania). Una de las zonas de Australia donde más abunda es la Bahía de Moreton, en Queensland, por esa razón es conocida como higuera de Bahía Moreton. También se le llama ficus australiano, banyan o baniano australiano y en el lenguaje popular, simplemente ficus.

Las espectaculares raíces tabulares de esta higuera, que parten del tronco, le dan al árbol un aspecto muy sólido pues recuerdan a las columnas de las catedrales góticas. Su función parece ser diversa: anclar el árbol en los suelos húmedos y poco profundos de la selva; dar soporte al árbol; disminuir el vaivén del follaje frente a los vientos huracanados tropicales; o recoger nutrientes de los restos caídos del árbol en los rincones que las mismas raíces crean. Por otra parte, las raíces superficiales en su búsqueda de agua se extienden como una red, aunque contribuyen también al soporte del inmenso árbol. El sistema radicular complejo de este ficus es fuerte y dinámico, muy útil en el bosque tropical, pero como árbol ornamental puede ocasionar problemas en edificaciones y pavimentos, por lo que conviene plantarlo en espacios anchos y abiertos, no cerca de edificios ni acerado.

 

SABER MÁS plaza de San Francisco

La plaza de San Francisco o más comúnmente conocida como la glorieta San Francisco, es una de las plazas más espaciosas y populares de la ciudad de Cartagena.
La glorieta tiene su origen como tantas otras plazas de la ciudad tras la desamortización de Mendizábal.
  • El 25 de Julio de 1835 se procedería por Real Decreto a la eliminación de las casas religiosas. Suprimiéndose así los monasterios de la ciudad ente los cuales se encontraba el de los Franciscanos. El convento de los Franciscanos fue edificado en 1552, y junto a este ya existía una plaza de menor tamaño, en la cual estuvo situado el almacén de grano (Almudí) hasta 1813. Con el fin de abastecer de agua potable a los vecinos y al ganado que llegaba hasta el almacén, se dispondría de una fuente llamada “La fuente de San Francisco”, la cual sería sustituida por otra construida por el maestro cantero Gregorio Terol.
  • Tras la desamortización el convento quedaría en estado de abandono hasta 1846, año en el que se procedería a la explanación del solar, dando lugar a una gran plaza pública de forma cuadrangular, que sería recercada con sillarejos de piedras procedentes de las canteras de Alicante. La plaza quedaría sin iluminación hasta 1847, que se instalaría el alumbrado consistente en 8 farolas con quinqués de petróleo, sobre ocho columnas de mármol blanco, procedentes del convento de San Isidoro, (derruido también tras la desamortización).
  • El 16 de Abril de 1851 se trasladaría, por Real orden, a la plaza de San Francisco la popular feria que tenía lugar en la plaza de la Merced del 25 de Julio al 10 de Agosto. En el año 1886 se trasladaría nuevamente al muelle de Alfonso XII. Durante la feria quedaba la plaza cerrada convertida en un salón al que se entraba por cuatro monumentales arcos.
  • Entre los años 1846 y 1856, tendrían lugar diversas obras de urbanización, así como la plantación de árboles.
  • En 1868 se cambiaría el nombre por “Plaza del General Prim”, que en 1885 se cambia nuevamente por “Plaza de Valarino-Togores” .
  • Según escribe Federico Casal Martínez en su libro Historias de las calles de Cartagena, parece ser que en 1869 el arquitecto municipal presentó al Ayuntamiento memoria y planos para convertir la plaza en un magnífico jardín con fuentes y aunque el proyecto fue aprobado por la Municipalidad, no se hizo otra cosa más, que plantar árboles alrededor, por el interior del recerco de piedra. “Después de sucesivas obras de urbanización del solar, en 1846 y 1856, los acontecimientos cantonales debieron de algún modo repercutir en el conjunto, porque en 1881 la plaza tenía aspecto de abandono y los árboles secos”
  • En 1884, el arquitecto municipal, Carlos Mancha realizaría el proyecto de reparación de la Plaza. “El trazado de Mancha es de un primer paseo entre los macizos verdes del exterior y los centrales, y otros dos caminos o paseos que arrancan de las cuatro entradas laterales. Estos paseos centrales en forma de cruz y rodeados de otra segunda fila de setos, dan lugar en su encuentro a una plazoleta circular.”
  • En 1890 se instala una verja de cerramiento del jardín de la plaza, según un presupuesto de Tomás Rico con fecha del 14 de Septiembre de 1890.
 “A principios del siglo XX los hermanos Estrada y Maureso, Manuel y Nicasio, publican la Guía General de Cartagena y sus alrededores en la que describen las plazas de esta ciudad, haciendo el siguiente retrato de la que nos ocupa: La de San Francisco, construida modernamente en lo que fue el convento de aquel nombre, es de forma rectangular y se halla rodeada de casas en su mayoría de buen gusto. Hoy se llama de Valarino Togores para perpetuar la memoria del inolvidable cartagenero y filántropo D. Tomás Valarino y para enaltecer y premiar la caridad de sus hijos los señores de Togores que fueron a providencia de los pobres y los necesitados durante la epidemia colérica de 1885. En la parte central de esta plaza, a mayor de Cartagena la más despejada y risueña, hay también un jardín con su correspondiente verja y con cuatro entradas que se abren en la mitad de cada lado del rectángulo. En la parte media de la plaza y a largo de la misma hay un paseo con bancos de madera y faroles modestos; en un sitio tan amplio y desahogado, la estatua de Roldán o de algún otro bienhechor de Cartagena y de la humanidad tendría la debida colocación. Esta reforma que tan elocuentemente perpetuaría la gratitud y admiración que siente Cartagena por sus hijos inmortales, podría adicionarse con la variación completa de la plaza Valarino-Togores, con la instalación de un jardín frondoso cerrado por elevadas verjas, poblado de estatuas alegóricas (las de las cuatro estaciones o los doce meses del año, por ejemplo) en un pequeño oasis donde transcurriesen deliciosas las insoportables horas de la siesta en el estío. Caprichosos juegos de agua y cenadores rústicos, vestidos con plantas trepadoras, harían de este lugar un reducido paraíso, ya que en Cartagena se carece de jardines públicos que merezcan tal nombre.”
Gracias al texto de Estrada y Maureso, que data del 1902, junto con fotografías y planos de la época, podemos deducir, que a pesar de que el proyecto de Carlos Mancha fue aprobado por el ayuntamiento, no se llevó a cabo en su totalidad, dejando sin construir la parte central del plano del proyecto.
  • En 1906 el arquitecto Víctor Beltrí construye en uno de los laterales de la plaza, para la familia Maestre el edificio que hoy en día está catalogado como Bien de Interés Cultural, La Casa Maestre.
  • En 1927 se instaló en el centro de la plaza la estatua al actor cartagenero Isidoro Máiquez, con un jardín y verja que la rodeaban. La verja se eliminaría un año después.
 “Siendo Alcalde don Alfonso Torres, la plaza fue bellamente hermoseada, situando en el centro un monumento consistente en peana de mármol rematada por una estatua en bronce del eminente actor Isidoro Máiquez, obra del escultor Ortells. El monumento fue inaugurado el día 2 de Mayo de 1927.”
  • En 1936 se construyen bajo la plaza los refugios donde los cartageneros se protegían de los bombardeos durante la guerra civil.
  • Desde la guerra civil hasta nuestros días no existe numerosa documentación que ilustre los cambios que ha ido sufriendo la plaza. El diseño inicial de la plaza se ha ido perdiendo paulatinamente con el paso de los años, se han producido cambios en el pavimento y en el mobiliario urbano.
  • En el año 1985 se produce la remodelación de la plaza tal y como la conocemos hoy. Se procede a la renovación del pavimento, sustituyendo el formado por trozos de mármol colocados irregularmente, se coloca nueva iluminación a base de farolas tipo “fernandinas” de dos brazos y se sustituye el mobiliario urbano. Con este proyecto se incluye la construcción de un escenario bajo los ficus situados al oeste de la plaza. En la ejecución de este proyecto se realiza una importante investigación arqueológica del subsuelo, localizando un refugio antiaéreo que discurre paralelo al lado norte de la plaza. Asimismo se localizan los restos del Convento de San Francisco y los del Foro Romano, estos últimos a una profundidad de unos 3,5 m, y arrasados a nivel de pavimento. El nivel freático fluctúa en torno a esta profundidad, lo que hace inviable su incorporación a la plaza. Paulatina y sucesivamente se van realizando adiciones consistentes en colocación de mobiliario urbano y de las dos zonas de juegos infantiles.
  • En el 2013 se realiza la última renovación de la plaza, peatonalizándola totalmente, trasladando la estatua del centro al lugar en el que se encuentra actualmente y trasladando tres ficus más jóvenes da por finalizada la última renovación de la plaza quedando como podemos verla actualmente.

(Tomado del PROYECTO DE REMODELACIÓN DE LA PLAZA DE SAN FRANCISCO. Ayuntamiento de Cartagena)