Parque de La Florida de Ciudad Rodrigo (Salamanca)

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID.

Como éstos de SALAMANCA

SEQUOIA

Ciudad Rodrigo es una ciudad de Salamanca a 89 km de la capital provincial, a 25 km de la frontera con Portugal (distrito de Guarda) y a 43 km de la Peña de Francia donde podemos visitar pueblos como La Alberca o San Martín del Castañar y el parque Natural de las Batuecas-Peña de Francia.

CEDRO

Situada junto al río Agueda (afluente del Duero), la ciudad conserva su recinto amurallado en cuyo interior podemos disfrutar de un casco histórico bien conservado y muy atractivo.

SEQUOIA

Fuera del casco histórico se encuentran las dos principales zonas arboladas y concretamente, en el parque de la Florida podemos observar el cedro y la sequoia objeto de esta entrada.

CEDRO

Al lado se encuentra la plaza del Árbol Gordo, así denominada en homenaje a un viejo olmo, muy apreciado por los habitantes de la ciudad, que se secó como consecuencia de la grafiosis y cuyos restos fueron retirados en el año 2014. Por dos veces se ha intentado colocar en su lugar otro ejemplar. Primero otro olmo y posteriormente una encina. Y por dos veces se ha fracasado. Parece que puede empezar a pensarse en algún tipo de maldición. El tiempo lo dirá.

Foto del Árbol Gordo en la década de 1930. Facilitada por Ayto. de Ciudad Rodrigo. Autor: FOTO PAZOS

Y para terminar, no se puede abandonar Ciudad Rodrigo sin comer en el restaurante El Zascandil. Muy recomendable.

DE GOOGLE MAPS

ARBOLES Catedral de Salamanca

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID.

Como éstos de SALAMANCA

Sequoia y ciprés

Junto a la catedral nueva de Salamanca hay algunos árboles espectaculares que compiten en altura, armonía y belleza con los edificios de los alrededores y otorgan al conjunto el color natural de su porte.

CIPRÉS
SEQUOIA

Se trata de ejemplares bastante importantes de ciprés, el árbol por excelencia de los recintos religiosos, el cedro y la sequoia, trasplantada en 1976 por deseo del alcalde de la ciudad, como indica la placa cercana.

CEDRO

Ante la monumentalidad de la zona, pasan desapercibidos para los paseantes, pero no para los ojos del atento observador que sabe valorar la importancia de encontrar en plena urbe ejemplares tan espectaculares.

TEJO

Menos espectacular resulta el amaestrado tejo del parterre cercano.

CIPRÉS del Palacio de los Águila (Ciudad Rodrigo-Salamanca)

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID.

Como éstos de SALAMANCA

El ciprés, aun no siendo el de Silos, también puede escuchar aquello de:

Enhiesto surtidor de sombra y sueño
que acongojas el cielo con tu lanza.
Chorro que a las estrellas casi alcanza
devanado a sí mismo en loco empeño.

Mástil de soledad, prodigio isleño,
flecha de fe, saeta de esperanza.
Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza,
peregrina al azar, mi alma sin dueño.

El Palacio de los Águila se comenzó a construir a principios del siglo XVI ampliándose en el XVII. Fue declarado monumento Histórico Artístico en 1969 y restaurado en el año 2000. Es de estilo renacentista con influencia gótica y en el destacan la portada, los escudos de armas, la ventana de adornos escamados y el alfiz con un león y un águila que como cimeras son el emblema de este linaje. El patio es plateresco.

Los Águila ostentaron los cargos de Alférez mayor y Alcalde de la fortaleza desde el siglo XV al XIX.

El palacio es propiedad de Caja Duero, quien lo ha cedido al Ministerio de Cultura para ser utilizado como sala de exposiciones y otras actividades culturales. Este año (2.010) se celebra en Ciudad Rodrigo el Bicentenario de la Guerra de la Independencia, por lo que la exposición que pude visitar se titulaba: “La Ciudad frente a Napoleón”.


Además, desde el año 2.010 es la sede del Centro Hispano Luso de Estudios de Patrimonio, cuya finalidad es la protección, conservación, investigación y promoción del patrimonio cultural español y portugués.

 

CIPRÉS de la Catedral de Ciudad Rodrigo (Salamanca)

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID.

Como éstos de SALAMANCA

Atormentados por las obras (que casi nunca tienen en cuenta la existencia de estos seres vivos en sus planes) y afectados desde hace tiempo por un hongo contra el que se combate duramente, los cipreses del claustro esperan tiempos mejores.

El Claustro de la Catedral es de planta cuadrada contiguo a la nave del evangelio. Su construcción se clasifica en dos épocas. La más antigua, del siglo XIV, son el ala occidental y parte de la meridional; de mayor estilo románico donde predomina la iconografía de la lucha entre el bien y el mal. Del Siglo XVI son las galerías septentrional y oriental; mantienen los rasgos generales pero se actualizan los detalles. Cuenta con una hermosa puerta plateresca por la que se accede al  patio de los cipreses.

El ciprés que nos ocupa es el ciprés común (Cupressus sempervirens). Su nombre procede del latín  cupressus y éste, a su vez, parece que se deriva de la palabra griega kyparissos, que significa ciprés. En este aspecto no se ponen de acuerdo los diferentes autores ya que otros dicen que procede del griego Kypros: Chipre, donde crece abundantemente. La denominación específica sempervirens hace referencia a la persistencia de las hojas en el árbol durante todo el año.

Los cipreses están tradicionalmente unidos a los cementerios, sin embargo, no está muy claro cuál fue el origen de esta costumbre. Puede ser que proceda de los persas, que consideraban digno de veneración éste árbol por su longevidad. Los cristianos lo asociaban a la inmortalidad y también al sufrimiento, y plantado en los cementerios guarda de las malas influencias y ayuda a los difuntos a elegir el camino adecuado hacia el más allá al estar señalando al cielo.

SABER MÁS EN EL GATO POR LAS RAMAS