ARCE DE MONTPELLIER de la Silla de Felipe II (El Escorial)

Se trata de un acer monspessulanum, conocido como Arce de Montpellier, por su abundancia en esa región francesa, donde fue descrita para la ciencia esa especie.

Su nombre vulgar procede su denominación científica “acer” que parece proceder del latín “acer”, vigoroso, duro  y también afilado,  referido a las puntas características de las hojas o a la dureza de la madera que, supuestamente, se utilizaría para fabricar lanzas.

Habita en la región mediterránea y Asia suroccidental. En la Península Ibérica es más abundante en el este y la mitad norte. Está adaptado al clima mediterráneo, con cierta sequía estival y frío en invierno.

Crece sobre todo tipo de suelos, pero prefiere los calizos e incluso medra en rocallas y pedregales. No forma bosques, pero sí acompaña a otras especies arbóreas de ecología similar, siempre que haya cierto grado de humedad.

Lo encontramos desde el nivel del mar hasta los 1000 m de altitud. Brota bien de cepa, es de crecimiento lento y puede alcanzar 100 años de vida.

La copa globosa y simétrica. Comienza a ramificar a los dos metros del suelo, la cruz principal se sitúa a los tres metros de la base.  Su estado es bueno, aunque presenta ramillos secos. La herida de la base del tronco presenta aceptable cicatrización. Suelo muy compactado.

Su madera es muy dura, rojiza o rosada, de muy buena calidad y muy valorada en carpintería.  Se usa mucho como planta ornamental por su resistencia a la sequía y también para confeccionar bonsáis, por el reducido tamaño de sus hojas.

El ejemplar de Silla de Felipe II está declarado árbol Síngular por la Comunidad de Madrid. Tiene una altura de 10 metros, su diámetro de copa es de 9,50 metros y el perímetro de tronco: 1,65 metros. Se le estima una edad de unos 340 años.

Vista del de San Lorenzo del Escorial desde la Silla de Felipe II

VÍDEO DE “El Hogar Natural”  http://www.elhogarnatural.com/

SABER MÁS SILLA DE FELIPE II

Se denomina Silla de Felipe II a un conjunto de plataformas escalonadas y otros elementos labrados sobre un canchal de granito a los pies de Las Machotas, en el término municipal de San Lorenzo de El Escorial (MadridEspaña). Según la tradición, sirvió de observatorio a Felipe II durante la construcción del monasterio de El Escorial. No obstante, las teorías más verosímiles apuntan a que se trata de un nemeton o altar de sacrificios de origen vetón, por sus similitudes con otras construcciones como los santuarios de Ulaca o Panóias, así como por la presencia de otros altares similares en sus inmediaciones.

 

 

 

Anuncios

ARCE DEL PARQUE DE SAN FRANCISCO (Oviedo)

También he visto otros árboles fuera de Madrid. Como éstos de ASTURIAS

Algunas veces la naturaleza y la acción humana suman sus esfuerzos y el resultado es una “obra de arte”. Un ejemplo de ello es la creación Benjamín Menéndez Navarro de título “Naturalezas” que realizó en el año 2006 con piedra hecha en la cantera “El Fresno” (Arlós, Llanera).

Podemos verla junto al estanque de los ánades, en el Oarque de San Francisco de Oviedo y consiste en medio arco formado por siete dovelas que consigue sostener y al tiempo completar, la inclinación natural del arce que caía sobre el camino destinado a los paseantes.

Para su autor, «es un encuentro entre la arquitectura y la naturaleza, la idea del arco está relacionada con la cercanía con la puerta del convento (Convento de San Francisco) y por la propia forma del árbol».

El conjunto está pensado para añadir un sentido artístico al propio de la naturaleza, al mismo tiempo que convertirse en un juego para los niños e incluso una señal salvaobstáculos para los invidentes.