TEJO de la catedral de Jaca (Huesca)

La catedral de Jaca está considerada como uno de los templos más importantes del primer románico español. Su construcción a partir de 1077 por orden del rey Sancho Ramírez está estrechamente vinculada a la propia fundación de la ciudad y la concesión de los fueros que le permitieron crecer y desarrollarse como pujante centro comercial en la ruta del Camino de Santiago.

Catedral de Jaca

La catedral conserva su estructura básica y configuración románica: una planta basilical de tres naves de cinco tramos con sus correspondientes ábsides alineados, dos puertas de acceso y una esbelta cúpula. En el ábside meridional se localizan los elementos que resumen el lenguaje arquitectónico característico del románico jaqués, difundido después por toda la ruta jacobea: el ajedrezado (que discurre en forma de imposta) y las bolas, que están presentes en los apoyos interiores. 

En el interior del claustro, un tejo y un ciprés aportan los símbolos vegetales habituales en estos edificios.

No es el único tejo de la ciudad. En el parque del Paseo de la Constitución hay varios ejemplares más que vinculan el lugar con las antiguas tradiciones.

TEJOS DE LA VIRGEN DEL PUERTO

Entre la ermita de la Virgen del Puerto y el puente de Segovia, hay tres tejos de cierta consideración que hasta ahora me habían pasado desapercibidos. Los tres han sobrevivido a las obras de soterramiento de la M-30 (que no es poco) y soportan pacientemente el tráfico del cercano paseo de la Virgen del Puerto.

Los he descubierto gracias al artículo de Guillermo García Pérez, Los tejos del Buen Retiro, que supone una extraordinaria referencia para encontrar los tejos de dicho parque y otros de la ciudad.

Los tejos (“Taxus” en asturiano “Texu”) son un género de árboles coníferos, propios de las zonas montañosas, con ambientes frescos y húmedos, y que prefieren los terrenos calizos. Pueden llegar a alcanzar una altura de 20 metros, pero destaca en cuanto al perímetro, alcanzando diámetros de 1,5 metros. Es una especie muy longeva, pudiendo superar los 2.000 años de vida. Casi todas las partes del árbol son ricas en alcaloides tóxicos, cuya ingestión puede provocar la muerte. El arilo o baya es la única parte del árbol que no es venenosa y está libre de taxina, aunque la semilla que contiene si es tóxica.

Al hablar del tejo no podemos dejar de referirnos a su carácter sagrado. Los pueblos celtas lo veneraban, dado que formaba parte de algunos de sus rituales al ser considerado un árbol sagrado, probablemente debido a su extraordinaria longevidad, que lo hace parecer inmortal.

El cristianismo lo adoptó y lo incorporó a su doctrina como símbolo de la vida y de la muerte. Y por su longevidad, símbolo también de la eternidad. Por esta razón, en Asturias es frecuente verlo plantado al lado de ermitas, iglesias y cementerios, desde tiempos remotos, como símbolo de la trascendencia de la muerte.  www.picosdeeuropa.com

El puente de Segovia es un monumento renacentista de la ciudad española de Madrid, obra del arquitecto Juan de Herrera. Se sitúa en el cruce de la calle de Segovia con el río Manzanares, punto que históricamente ha constituido uno de los principales accesos a la villa.

La ermita de la Virgen del Puerto de Madrid (España) está situada en el paseo de la Virgen del Puerto (antiguo paseo Nuevo de la Corte), en las inmediaciones del Palacio Real. Es obra de Pedro de Ribera,1​ fue construida entre 1716 y 1718 por empeño personal de Antonio de Salcedo y Aguirre, primer marqués de Vadillo, por entonces corregidor de Madrid. La ermita resultó completamente destruida en el transcurso de la Guerra Civil durante la defensa de Madrid, junto con la talla de la Virgen ubicada en su interior.2​ El edificio existente a comienzos de la primera época del siglo XXI es una reconstrucción realizada en 1945. Durante siglos fue el destino de la romería madrileña en veneración de la imagen de la Virgen del Puerto que hay en su interior, costumbre que dio lugar a la verbena de la Melonera.SABER MÁS: TEJOS DE ASTURIAS.

TEJOS DE LA ROSALEDA (Parque del Oeste)

 

Esta madrileña Rosaleda fue creada en el año 1955. Su inspirador fue el Director de Parques y Jardines de Madrid en aquella época, Don Ramón Ortiz Ferré, de quien lleva el nombre.

Se encuentra integrada en el Parque del Oeste, creado en 1906 por inciativa del alcalde de Madrid, don Alberto Aguilera, y fue obra de Celedonio Rodrigáñez, ingeniero agrónomo y director de Jardines y Plantíos del Ayuntamiento. Tras la guerra civil, su sucesor en el cargo, Cecilio Rodríguez, se encargó de reconstruirlo. 

En 2006 la Rosaleda fue galardonada por la Word Federation of Rose Societies con el “Award of Garden Excellence”, reconociéndola como una de las Rosaledas excepcionales entre las de todo el mundo.

Está situada en un espacio de unos 32.000 m2 dentro del Parque del Oeste de Madrid. Esta zona plana, a modo de una terraza, fue acondicionada con los medios de la época (es decir, sin la asistencia de ningún tipo de maquinaria de movimiento de tierras) en una ladera con fuerte pendiente de dicho parque, orientada al SO.

En total en esta Rosaleda se encuentran plantados unos 20.000 rosales, que corresponden a más de 650 variedades diferentes de rosales modernos (400 de porte bajo y el resto de trepadores, llorones, pie alto, etc…).

Rodeando el recito hay varios árboles espectaculares (como los de el resto del Parque del Oeste), entre los que destaca  el tejo del que me gustaría saber por qué fue elegido para ocupar un lugar tan principal.

La Rosaleda en Google Maps

El tejo {Taxus baccata, L.) es una especie protegida en peligro de extinción en la mayor parte de la península Ibérica. Su longevidad (rebrota con frecuencia y algunos ejemplares llegan a superar los dos milenios), su toxicidad (prácticamente toda la planta), en muchos casos su belleza (tejeras fermosas en la Edad Media, etc.), el valor singular de su madera (lisa, dura y flexible), etc. han hecho que este árbol fuese objeto de especial respeto y protección (árbol sagrado, árbol de dolmen, iglesia, plaza o cementerio) en distintos tiempos y culturas del mundo euroasiático.

TEJO DE CANENCIA (Canencia)

Tejo de Canencia

Una vez más subimos al Puerto de Canencia para contemplar el tejo centenario que, pese a estar cada vez más visible y accesible, aun sobrevive en el Sestil del Maillo

Otro tejo cercano

Es muy triste contemplar, año tras año, su decadencia y confirmar que ya nunca lo volveremos a ver con el esplendor de antaño. Quizá otros lo hagan. Nosotros, creo que no. Inexorablemente, el deterioro de su entorno lo ha ido consumiendo. Y ya se ha hablado mucho de las causas de dicho deterioro,  y la falta de respuesta ha conducido a la situación actual.

Tejo de Canencia rodeado de abedules y acebos

Sin embargo, a su alrededor aun hay alguna esperanza (para sus vecinos y protectores). Este puede ser su gran logro, su última victoria: que su final sea el grito de esperanza para sus compañeros de bosque. Acebos, pinos silvestres, abedules e incluso algunos robles y fresnos, que junto con el arroyo configuran un paisaje admirable, siguen necesitándonos.

Pino silvestre con tronco de hiedra
Acebo

Y por su puesto los tejos. que en gran número pueblan la zona. ¡Es lo más parecido a una tejeda que yo he visto!

Se trata de un pequeño espacio de bosque, unas pocas hectáreas que pueden ser preservadas del aluvión de visitantes de diferentes edades y procedencias, y que con diferentes actitudes (más o menos respetuosas, más o menos “cariñosas”) lamentablemente están acabando con ellas.

Pino silvestre

Incluso podríamos llegar a tiempo y darle al anciano ejemplar una nueva oportunidad.

W. Wordswort el poeta romántico inglés, exclama en uno de sus poemas

Hay un Tejo orgullo del valle de Lorton, que aún hoy en medio de su tiniebla,

se yergue igual que en los viejos tiempos […]

¡Ser viviente, creció tan lento que morir no puede! […]

Y si no es así, si el anciano tejo está sentenciado, su recuerdo y su entorno deben seguir presentes en nuestra memoria y en nuestro presente y futuro.

Tejo de Canencia

SABER MÁS TEJO CANENCIA

ARBOLES Catedral de Salamanca

También he visto otros árboles FUERA DE MADRID.

Como éstos de SALAMANCA

Sequoia y ciprés

Junto a la catedral nueva de Salamanca hay algunos árboles espectaculares que compiten en altura, armonía y belleza con los edificios de los alrededores y otorgan al conjunto el color natural de su porte.

CIPRÉS
SEQUOIA

Se trata de ejemplares bastante importantes de ciprés, el árbol por excelencia de los recintos religiosos, el cedro y la sequoia, trasplantada en 1976 por deseo del alcalde de la ciudad, como indica la placa cercana.

CEDRO

Ante la monumentalidad de la zona, pasan desapercibidos para los paseantes, pero no para los ojos del atento observador que sabe valorar la importancia de encontrar en plena urbe ejemplares tan espectaculares.

TEJO

Menos espectacular resulta el amaestrado tejo del parterre cercano.